José Luis Agüero: “El mantenimiento es indispensable en cualquier activo y en la infraestructura aún más”

Esta semana, VIP conversa con José Luis Agüero, Presidente de la Cámara Guatemalteca de la Construcción, quien nos habla de la importancia de revisar la infraestructura donde habitamos y trabajamos, así como contar con un mantenimiento preventivo para nuestros hogares, que nos permita resguardarnos de mejor modo ante los sismos y otros desastres naturales.

VIP: Cada vez que hay sismos o desastres naturales se reaviva el debate de la importancia del mantenimiento preventivo en cualquier tipo de infraestructura. ¿Qué opina al respecto?

JLA: El mantenimiento es indispensable en cualquier activo y en la infraestructura aún más, pues es el activo más estratégico en la competitividad de un país. Es necesario que el Gobierno tome en cuenta este mantenimiento, incluyendo esta previsión en el presupuesto general. Esto, además de la importancia que hemos resaltado ennumerosas ocasiones de prever un fondo para emergencias, que coadyuve a restablecer la infraestructura que se daña en estos fenómenos naturales.

VIP: En los diversos medios de comunicación, algunas noticias se han centrado en la necesidad de contar con un código de construcción que permita establecer mejores parámetros para la aprobación de las obras de construcción. ¿De qué forma podría ayudar eso a evitar tragedias familiares como las ocurridas en el terremoto del 7 de noviembre?

JLA: Para ilustrar la importancia y, sobre todo, el beneficio de contar con códigos de construcción que permiten homogenizar la calidad y riesgo de las construcciones, se puede apreciar al comparar el terremoto de Chile con el de Haití, con un terremoto de magnitud 8.8 y uno de 7.2, y una cantidad de victimas de 500 contra 200 mil. Pero no solo son importantes los códigos, sino también contar con las instituciones que velan porque esos códigos se cumplan.

VIP: Según hemos escuchado en entrevistas y programas de opinión, la población tiene interés en saber identificar las características de las construcciones antisísmicas. ¿Qué elementos se tienen que observar para catalogar una casa o edificio como tal?

JLA: Una construcción antisísmica es la que tiene la capacidad de resistir los sismos esperados en una zona. Anteriormente, fue aceptado que simplemente permitiera que las personas estuvieran seguras durante el fenómeno, aunque la estructura se dañara, pero los códigos internacionales actuales tienen parámetros más estrictos, para no solo resguardar la vida de los ocupantes, sino que la estructura pueda seguir utilizándose después de un terremoto.

VIP: A medida que la modernización arquitectónica avanza en nuestro país, aumenta la construcción de edificios de apartamentos y oficinas en muchas áreas urbanas del país, principalmente en la Ciudad de Guatemala. Ante el temor de un terremoto de mayor magnitud, ¿qué riesgos hay para quienes viven o trabajan en este tipo de construcciones?

JLA: En estos edificios es donde existe un riesgo menor porque generalmente están diseñados en base a códigos internacionales. Aunque no se puede generalizar.

El riesgo principal en los edificios es que por lo alto van a tener una oscilación muy grande, a tal punto que en un terremoto, un edificio de 20 niveles puede tener movimientos de más de un metro. Esto se controla por medio del diseño de las derivas y en las últimas versiones de los códigos internacionales se ha vuelto mucho más exigente.

Entre las recomendaciones podemos mencionar: evitar que los ocupantes entren en pánico y por ello se caigan por las escaleras o se haga una aglomeración en ellas que cause alguna tragedia. Asimismo, es importante que al salir a la calle se tenga cuidado de estar pendiente de las fachadas, pues le puede caer algún vidrio o algún objeto de los niveles de arriba.

Lo mejor es quedarse en su oficina y solo resguardarse y protegerse de los objetos que pueden estar sueltos y, también, alejarse de ventanas y balcones.

VIP: En el interior del país, todavía es frecuente ver casas y edificios construidos de forma muy arriesgada, con una estructura precaria y con materiales frágiles. ¿Qué soluciones puede haber para quienes han construido sus hogares de esta forma o no cumplen con los estándares mínimos de construcción?

JLA: El diseño estructural consiste en diseñar la estructura de tal modo que tenga la capacidad de resistir las fuerzas a las que será sometida en un sismo. El riesgo principal en el área rural son las construcciones en laderas, que no tienen una cimentación solida por el suelo donde se asentaron, y las construcciones de más de dos niveles, que se vuelven muy vulnerables ante los sismos. Principalmente, las que son asimétricas, en donde el frente es muy angosto y, para no sacrificar el paso ni la iluminación, se eliminan los muros o se ponen ventanas. Hay normativas que exigen mínimo un tercio de los muros en cada sentido.

VIP: Nuestro país siempre está expuesto a sismos, erupciones volcánicas y desastres provocados por las condiciones meteorológicas.  A la hora de elegir casa o pensar en construir una casa propia, ¿qué sugerencias nos propone para prevenir daños estructurales y evitar fatalidades?

JLA: Asegurarse que el suelo es de buena calidad, lejos de laderas o cauces de ríos; construir en base a un diseño estructural y cumpliendo normas; usar materiales de calidad; y supervisar la construcción. A medida de que el consumidor final sea más exigente en su construcción se estará construyendo mejor.

VIP: El área residencial de las ciudades está creciendo rápidamente, pero los municipios no siempre cuentan con un plan urbano que ordene este crecimiento, con los estándares de construcción y legislación que regule este tema. ¿Tiene usted conocimiento de alguna iniciativa pública o privada en esta línea?

JLA: No existe una iniciativa nacional. La municipalidad de Guatemala está avanzando mucho en este tema y le siguen municipios como Santa Catarina Pinula, Villa Nueva y Antigua. Siendo las municipalidades los entes encargados de autorizar las construcciones, es imperativo que todas se aseguren de que éstas, se construyan en base a normas vigentes.

CACIF