A Iberoamérica nos une el esfuerzo y la esperanza

Por lesly Veliz

Publicado 01/11/2018

Estamos en un momento clave. El inicio de noviembre marca la cuenta regresiva para el XII Encuentro Empresarial Iberoamericano, el cual se llevará a cabo en Santo Domingo del Cerro, Antigua Guatemala, el 14 y 15 de este mes.

A lo largo del proceso de inscripción de participantes ha surgido la oportunidad de conocer la percepción que desde fuera tienen de los guatemaltecos y del país en sí mismo. Los comentarios son motivo de orgullo, pues, pese a las diversas crisis que se han enfrentado en distintos ámbitos, la calidez de nuestra gente y la riqueza de su tierra son un activo que sigue posicionándose en el mundo. De igual forma han resaltado la creatividad y el potencial emprendedor que se despierta cada vez más.

Sin duda alguna, este evento nos da la oportunidad de reafirmar esa buena imagen, pero también de demostrar que contamos con una sociedad valiente que ha aprendido de sus errores y que ve hacia el futuro con esperanza.

Mirar hacia adelante implica trabajar en armonía y sumar esfuerzos de todos los sectores; de hecho, esa es una visión del Encuentro Empresarial, pues Iberoamérica está conformada por 22 naciones con problemas distintos, formas diversas de hacer gobierno y con virtudes heterogéneas. Aún así, hay un importante acuerdo: el desarrollo y la prosperidad son el resultado de acciones constructivas conjuntas.

Otro punto en común es la sensación de esperanza. Nos hemos dado cuenta de que no estamos solos en la lucha cotidiana de superación, tanto individual como social. Muchos de los extranjeros que han confirmado su participación ven al Encuentro como una catapulta para nuevas o mejoradas iniciativas que apuesten por la reactivación económica y el crecimiento de indicadores clave.

Este último punto es parte de un desafío constante que no debemos perder de vista, pues todas las acciones que se emprendan, y muchas de las que se propongan desde el Encuentro Empresarial, deben enfocarse en apostar por la educación, la salud, medio ambiente y trabajo digno, entre otros. Por esta razón, los paneles del evento tienen como pilar fundamental la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

Para alcanzar las metas de esta Agenda, los gobiernos también tienen un rol trascendental. Ahí radica la riqueza de escuchar, de voz de los jefes de Estado, qué planes tienen para impulsarla y cómo podemos sumar los ciudadanos desde nuestros distintos campos de acción. En este sentido, las alianzas público privadas pueden ser una gran oportunidad, siempre y cuando se impulsen con transparencia y visión de país.

El Encuentro Empresarial es un espacio oportuno para reflexionar y, por qué no, para elaborar estrategias que atiendan las prioridades sociales que bien conocemos. Es, también, una mesa abierta de diálogo, de ese diálogo al que todos debemos estar siempre abiertos para aprender y conocer. Quizá precisamente por desconocimiento muchas veces nos cerramos a otras visiones y nos limitamos de esta forma a la posibilidad de explorar otras latitudes.

El cierre de acreditaciones está próximo; no se quede fuera de este valioso intercambio cultural y de experiencias. Locales y extranjeros tienen mucho por aportar para que logremos una Iberoamérica más próspera y sostenible.

Desde que el evento fue concebido se ha tenido claro que la participación y el involucramiento de varios actores es indispensable. Por eso se ha convocado bajo el mensaje “Centroamérica te invita, Antigua Guatemala te recibe”, para dar prioridad en todo momento a ese sentido de integración y unidad que debe caracterizar a cada región. El cierre de acreditaciones está próximo; no se quede fuera de este valioso intercambio cultural y de experiencias.

CACIF