Discurso del Presidente del Comité Organizador del XII Encuentro Empresarial Iberomericano, Antonio Malouf

WhatsApp Image 2018-11-14 at 5.09.49 PM.jpeg

Señor Presidente Constitucional de la República de Guatemala, Jimmy Morales

 

Señor vicepresidente de la República, Jafeth Cabrera

 

Embajadora Sandra Jovel Ericka Jovel Polanco, ministra de Relaciones Exteriores de la República de Guatemala

 

Excelentísima Rebeca Grynspan, secretaria general iberoamericana

 

Distinguido señor Antonio Garamendi, vicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales

 

Distinguido Marco Augusto García, presidente del Comité Organizador del XII Encuentro Empresarial Iberoamericano

 

Señora Susana Asensio, alcaldesa de la ciudad de la Antigua Guatemala

 

Distinguido señor José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España

 

Distinguido señor Rafael Briz, president de la Cámara Española de Comercio en Guatemala

 

Distinguidos empresarios

 

Cuerpo diplomático

 

Funcionarios de Gobierno

 

Señores representantes de los medios de comunicación

 

Buenos días para todos.

¡Llegó por fin el día! Hemos recorrido un largo camino para llegar hasta aquí. Giras en Europa, América del Norte, América del Sur, en las naciones vecinas de Centroamérica…

Aprovecho para agradecer los esfuerzos, desvelos y energía que los miembros de CEOE, CEIB y Segib han puesto en el proceso y principalmente agradezco a la señora secretaria Rebeca Grynspan por confiarnos la organización del evento. A Juan Rosell y a su sucesor, Antonio Garamendi, por compartir con nosotros el propósito de trabajar por una Iberoamérica más próspera e inclusiva; a CEIB, organización que tuve el honor de presidir, y que ahora dirige el doctor Marco Augusto García, presidente del CACIF. También debo reconocer el esmero que Roberto Ardón, director ejecutivo de CACIF, ha puesto en cada detalle que nos rodea.

Las organizaciones y personas que menciono hemos estado muy entusiastas por este evento. Acudimos a cada país con la ilusión de ver este salón lleno, y al verlos hoy aquí, me emociona saber que ese primer objetivo se cumplió. Y no se trataba únicamente de llenar el salón, sino de contagiar nuestra convicción de que los empresarios tenemos un rol auténtico y trascendental en la construcción de sociedades más sólidas y prósperas. ¿Se han puesto a pensar en lo que representa ser empresario? ¿Se han detenido a enumerar los beneficios sociales que alcanza una sociedad que tiene empresas fuertes que pueden trabajar en el marco de la certeza jurídica?

Pues abrir una empresa es abrir una puerta a las oportunidades. Aquí habemos hoy más de 700 empresarios. Eso implica miles de personas detrás que tienen la estabilidad necesaria para sus familias y, las familias felices, construyen sociedades sanas. Es un mérito enorme ser empresario, pero es aún más meritorio trabajar por el desarrollo de nuestros países desde nuestros sectores y campos de acción.

Por esta razón me llena de esperanza verlos aquí reunidos. Confío en que podemos, juntos, contribuir al desarrollo de Iberoamérica. Tenemos el potencial para lograrlo y, sin duda, estamos en la ruta correcta para lograrlo.

La Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible ya nos indica hacia dónde dirigirnos; quizá nos ha hecho falta organizarnos mejor en cuanto al cómo llegar, pero esfuerzos como este, liderado por CEIB, Segib y CEOE, son un gran paso y un puente que borra las fronteras que muchas veces nos separan.

Gracias amigos de España por sus iniciativas, gracias amigos de Iberoamérica, por sumarse a quienes buscan el progreso y la felicidad de cada ciudadano de nuestros 22 países.

Mañana, cuando nos retiremos, en los días siguientes cuando volvamos a nuestras actividades cotidianas, debemos llevarnos con nosotros las ideas, las conclusiones y las amistades que aquí forjamos. Esta ciudad, Antigua Guatemala, una vez más es protagonista de una gran historia, la historia de cómo más de 700 empresarios demostraron no temerles a los desafíos y confiaron, una vez más, en sus capacidades y en su sentido de humanidad.

¡Claro que podemos ser una mejor región! Hay 713 millones de personas aproximadamente que confían en sus líderes, y es por ellos que debemos seguir adelante. En ese liderazgo, indudablemente, intervienen los gobernantes. Sin ellos no podemos avanzar, pues sus decisiones, sus planes y su energía son vitales para que los países conquisten, poco a poco, mejores indicadores.

En Guatemala somos conscientes de que falta mucho por hacer, pero reconocemos los esfuerzos hechos y la buena voluntad de nuestros funcionarios. También creemos que debemos trabajar más estrechamente, porque las alianzas público-privadas son un modelo de innovación que, si se impulsa con transparencia, puede cambiar radicalmente las condiciones de vida de la gente.

Como mencionaba el doctor García Noriega, los sueños pueden hacerse realidad, y creo, que todos los aquí presentes, compartimos esa ilusión de sociedades desarrolladas y en constante innovación positiva.

No miremos hacia atrás. Que este Encuentro Empresarial marque la diferencia y que podamos hacer realidad cada uno de esos anhelos que compartimos.

Antigua Guatemala es su casa, y todos, como sector empresarial, somos una familia que, unida, podrá cumplir con cada meta trazada, no solo en la Agenda 2030, sino también en nuestra visión de país.

¡Muchas gracias!

 

 

 

CACIF