GUATEMALA Y BELICE EN LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA

Por Carlos Bran

Publicado 13/05/2019

El pasado 8 de mayo, Belice celebró su Consulta Popular para acudir a la Corte Internacional de Justicia, con el fin de dirimir el Diferendo Territorial, Insular y Marítimo de Guatemala.  El resultado de la Consulta Popular en Belice fue favorable para dirimir el Diferendo y así poner fin a 160 años del problema que heredamos del Reino Unido.

Acudir a la Corte Internacional de Justicia significa la opción más deseada por ambas partes, para resolver jurídicamente y conforme a Derecho el reclamo legal de Guatemala sobre los territorios continentales, insulares y marítimos que Belice ocupa de facto. 

Guatemala y Belice están demostrando madurez política para resolver pacíficamente el Diferendo utilizando los métodos de solución pacífica de controversias contenidos en el Derecho Internacional. Asimismo, se pone de manifiesto el principio de la buena fe y el precepto en el Derecho Internacional de pacta sunt servanda al honrar Guatemala y Belice el Acuerdo Especial firmado en 2008,  contenidos en la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969.

Acudir a la Corte Internacional de Justicia representa una oportunidad única e historia para Guatemala, y así dirimir de la forma más imparcial y conforme a Derecho el Diferendo por el órgano judicial principal del Sistema de Naciones Unidas. Haber celebrado las Consultas Populares exitosamente representa un avance en el proceso. Es importante mencionar que Guatemala y Belice necesitaban celebrar las Consultas Populares porque ambos no han aceptado la jurisdicción compulsoria de la Corte Internacional de Justicia, ni firmado el Pacto de Bogotá para demandarse automáticamente como lo hacen otros Estados Latinoamericanos, entre ellos se destaca Nicaragua como cliente número 1 de la CIJ, en el que el experimentado Embajador Carlos Argüello, “el Decano de la Corte”, ha llevado todos los casos de Nicaragua ante esa instancia desde la década de los 80s con aproximadamente 14 o 15 casos.

Nos toca acudir a La Haya y es privilegio para Guatemala estar en la CIJ. La última vez que lo hizo fue en 1951 con el caso de Nottebohm (Liechtenstein v. Guatemala). Esta es la segunda vez que Guatemala utilizará la Corte Internacional de Justicia y presentará el caso ante 18 notables magistrados que representan los principales sistemas jurídicos del mundo. Es importante destacar que el caso de Guatemala se encuentra entre los más complejos que ha llevado la CIJ, pero no el primero, ya que el componente territorial, insular y marítimo lo hace un caso interesante y complejo, siendo estos campos las especialidades de la CIJ en las disputas entre Estados al tener una jurisprudencia y expertise muy amplio en cada componente.

Finalmente veremos un fallo en La Haya en los próximos 5 o 6 años y lo que Guatemala pueda ganar de los territorios continentales, insulares y marítimos, dependerá mucho de los argumentos legales que formule el equipo jurídico. Todo indica que después de la Consulta Popular favorable en Belice y notificar ambas Partes la Disputa con el Registrador de la Corte Internacional,  Guatemala deberá someter el Memorial en 2020.