Unión Aduanera: Dos países, un territorio

Por: Devadit Barahona

Publicado 24/02/2019

Cada vez que viajamos por trabajo a diferentes partes del mundo, especialmente a Estados Unidos y Europa, nos convertimos en representantes de nuestros países y las costumbres, capacidad y comportamientos le muestran una parte de nuestra cultura a diferentes personas.

Generalmente en congresos y ferias al iniciar la conversación con alguien para entablar una relación de negocios, lo primero que se pregunta es sobre el lugar de donde proviene. Mucha gente en realidad no ubica a Guatemala en el mapa, o se refiere a nuestro país como parte de México o hasta de Sudamérica. El poder decir en dónde estamos ubicados y todas las bondades que tenemos es parte de nuestra conversación.

También el decir que, a Centroamérica, abordarla como una sola es parte de los comentarios que hacen los que segmentan territorios de negocio que tienen razón hasta cierto punto. Si bien las costumbres son bastante diferentes entre los habitantes, económicamente esto hace todo el sentido del mundo.

El proceso para integrar económicamente a dos o más países se da primero a través del libre comercio de productos y servicios, segundo a través de la unión de sus aduanas, tercero creando un mercado común y derivando por último en unión económica.

En diciembre del año 2014, se lanzó el proceso de la Unión Aduanera entre Guatemala y Honduras. Dicho proceso busca la sustitución de los dos territorios aduaneros por uno solo. Este concepto ha sido utilizado en el pasado reciente por Europa y ha traído diferentes beneficios, entre migratorios hasta la agilización de los tiempos de traslado de mercaderías.

El proceso ha resultado bastante positivo para ambos países. El comercio en ambas vías ha aumentado a un ritmo interesante y la disminución de los tiempos de paso de mercadería en aduanas se ha reducido sustancialmente. Hay muchas razones para impulsar un proyecto de esta forma y que apoye el desarrollo de nuestros países a través de la creación de mayor empleo derivado del crecimiento económico de la región.

A través de esta acción, se creó ya la economía más grande de Centroamérica con el 46 por ciento de todo el Producto Interno Bruto de la región, equivalente a US$35.184 millardos. Además, se maneja alrededor de la mitad de toda la carga marítima con diez puertos y seis aeropuertos internacionales desde los que se mueven a más de 8 millones de pasajeros.

El proceso ha resultado sumamente exitoso entre Guatemala y Honduras. En la actualidad, El Salvador se encuentra ya iniciando su respectiva unión, lo que haría aún más fuerte la economía del llamado Triángulo Norte de Centroamérica. Desde el Sector Empresarial Organizado de los tres países, tenemos un acompañamiento bastante cercano a los diferentes viceministerios de los países involucrados, para apoyar con capacitaciones e información relevante acerca de la actividad que hará que esta integración sea un éxito total.

Esta semana tuve la oportunidad de visitar a nuestra contraparte en Tegucigalpa, representante del Sector Empresarial y la forma en que se ha logrado con una visión clara en que el bien común de los habitantes de los tres países ha prevalecido y cómo la cooperación siempre hará que logremos llevar estos procesos aún más lejos.

Da un verdadero gusto visitar a nuestros hermanos centroamericanos y sentirnos recibidos como compatriotas, que finalmente es lo que se busca en una integración económica. Tenemos mucho que nos une y definitivamente juntos podemos representar un territorio interesante y lograr lo que no haríamos por cuenta propia.


principalCACIFInvitado1