El panorama político de las elecciones generales de El Salvador

Por Carlos Bran

Publicado 31/01/2019

El próximo domingo 3 de febrero se llevará a cabo el proceso electoral de El Salvador, para elegir al próximo Presidente y Vicepresidente para el periodo 2019 – 2024.

El panorama político en esta nación Centroamericana se ve distinto al que tradicionalmente estamos acostumbrados a observar, siendo El Salvador nuestro vecino, en los últimos años de procesos electorales democráticos, desde la firma de los Acuerdos de Paz en 1992. Procesos en el que el bipartidismo había sido dominado por dos partidos tradicionales, por una parte el partido de derecha Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), que para estas elecciones conformaron la coalición Alianza por un Nuevo País (entre ARENA, Partido de Concertación Nacional (PCN), Partido Demócrata Cristiano (PDC) y Democracia Salvadoreña (DS)); y por otra parte, el partido oficialista de izquierda el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Ninguno de los dos partidos ha logrado resolver los problemas estructurales de El Salvador en las últimas tres décadas mientras estando a cargo del Gobierno.  

Esta vez la contienda electoral salvadoreña es distinta, ya que se ha posicionado en el panorama político un outsider afiliado al partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), llamado Nayib Bukele, ex Alcalde de San Salvador y ex Alcalde del Nuevo Cuscatlán por el partido FMLN cuando ejerció esos cargos. El cuarto candidato es Josué Alvarado del partido Vamos.

El proceso político salvadoreño se enmarca en lo que es un giro ideológico a la derecha en América Latina en la última década, con tan solo México que fue contra la corriente ideológica hacia la izquierda en sus últimas elecciones. Es importante conocer quiénes son los candidatos presidenciales y sus planes de gobierno, por quien los salvadoreños estarán decidiendo y el giro ideológico que esta nación adopte el próximo domingo.

El candidato por el partido ARENA es Carlos Calleja, un empresario del conglomerado de super mercados “Super Selectos”, bienes raíces y servicios financieros. El enfoque en su Plan de Gobierno denominado “Nueva Visión de País”, tiene como objetivo motivar la unidad nacional, reformar el poder desde el Ejecutivo y construir un país de oportunidades, ya que Calleja alude al descontento de la población por los casos de abuso de poder y corrupción. El Plan se basa en 12 principios que se enfoca en construir un país con igualdad de oportunidades, con principios y valores, que incluye una mejor gestión de los recursos y soluciones a los problemas del país. También prioriza los pequeños emprendimientos para la generación de empleo con el apoyo del Ejecutivo. Calleja considera que el apoyo al pequeño y mediano empresario es vital para el desarrollo de El Salvador. ARENA apuesta por dinamizar la economía para generar unos 300,000 nuevos empleos durante su gestión.

El siguiente candidato es un político tradicional y quizá el candidato más experimentado en política de todos los candidatos. Se trata de Hugo Martínez, ex Canciller de la República de El Salvador en dos ocasiones, por el partido FMLN y ex Secretario General del Sistema Integración Centroamericana (SICA). Podría decirse que es del partido más sólido y que tiene la capacidad de movilizar a un gran número de gente desde sus bases.

El Plan de Gobierno tiene como lema “Por un país mejor” con el que dará continuidad a las transformaciones sociales para beneficiar a las mayorías. El Plan se enfoca en el elemento participativo en su elaboración, en el que se organizaron una serie de encuentros ciudadanos a nivel nacional con la participación de representantes de diferentes sectores sociales. También se enfoca en el crecimiento económico y generación de empleo a través de los polos de desarrollo.

La sorpresa de estas elecciones es el candidato no tradicional, el outsider que está liderando el pulso político. Se trata de Nayib Bukele por la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA). Bukele fue Alcalde de San Salvador en 2015 y del Nuevo Cuscatlán en 2012 por el partido FMLN. Rompió con el FMLN por una disputa interna en 2017 por no apegarse a los principios del partido y pasó a ser miembro del partido GANA, un partido de derecha formado por antiguos miembros de ARENA. De ganar las elecciones sería el Presidente más joven en la historia de El Salvador con 37 años.

El Plan de Gobierno de Bukele, denominado “Plan Cuscatlán”, comprende de ocho ejes para promover el bienestar social de la población. Se enfocará en el desarrollo de las comunidades y de la familia, combinando como elemento esencial la creación de empleo en la industria, la producción y la tecnología. También contará con programas de bienestar social.

Y el cuarto candidato es Josúe Alvarado del Partido Vamos. El Plan de Gobierno es una visión proyectada al 2040, en el que enfatiza que los problemas estructurales no se resuelven en un periodo de gobierno. El Plan se enfoca en el diálogo nacional que integre todos los sectores de la sociedad en temas de seguridad, educación, salud, finanzas públicas, economía y empleo, sustentabilidad ambiental y Política Exterior, migración y Cooperación Internacional, Reforma y modernización del Estado.

Bukele, símbolo de un candidato antisistema que representa al ciudadano cansado de los políticos tradicionales del FMLN y ARENA, ha sabido seducir la atención de este segmento de la población, que no ven sus problemas resolverse por ninguno de los dos partidos tradicionales.

Según los pronósticos, las elecciones podrían definirse en la primera vuelta electoral favoreciendo a Bukele. Un candidato necesita una cantidad alrededor del millón y medio de votantes de un padrón de 5,268,411, según los números del Tribunal Supremo Electoral de El Salvador.

Si hay una segunda vuelta electoral, está sería el 10 de marzo, hecho que permitiría profundizar sobre los proyectos políticos de los dos candidatos en segunda vuelta. El escenario en este momento es favorable para Bukele. Las alianzas políticas que se conformen, si se llegara a una segunda vuelta, sería el determinante de quien gobernará el próximo gobierno de El Salvador, en el que el voto duro jugaría un rol determinante entre los seguidores de los partidos tradicionales FMLN y ARENA con un Bukele a la cabeza.

CACIFCarlos Bran