Poner las barbas de Marx en remojo

Por Roberto Ardón

Publicado 07/03/2018

En uno de los acontecimientos literarios más comentados en España, el autor Federico Jiménez Losantos ha entregado recientemente a la comunidad de lectores una obra muy profunda y detallada sobre uno de los fenómenos más relevantes de los últimos dos siglos: el Marxismo. El libro “Memoria del Comunismo –De Lenin a Podemos-“ (Editorial La esfera de los libros-2018), ha sido un éxito de ventas en las librerías y ha generado una copiosa discusión en los ambientes académicos, políticos e intelectuales. En que radica su impacto?

Primeramente en el perfil personal del autor. Federico Jiménez Losantos es un hombre que durante muchos años militó en la izquierda más profunda de España. A él no le han contando lo que es el marxismo; él lo estudió y lo predicó. Así que no hablamos de un aristócrata despojado o de un intelectual de salón a quien podría verse con sospecha ideológica sino de alguien que ha visto y vivido desde todos los posibles ángulos de esta discusión. Ello le confiere a Jiménez Losantos autoridad para hablar del tema. Luego también está su erudición. Difícilmente encuentra uno a un intelectual que haya recorrido con tanta amplitud los textos básicos del Marxismo, como él. Nos lo muestra con ejemplos interesantes, como el curioso hecho de que Marx habiendo predicado la lucha de clases en su gigantesca obra “El Capital”, apenas llegó a definir lo que el concepto de “clase” es, en apenas un par de oscuros párrafos escondidos al final de tan denso aporte. También nos recuerda algunos principios del marxismo aplicado, que es importante que sepamos que han sido parte de su credo práctico, como el consejo de Lenin de que “La mentira es una herramienta revolucionaria”, – con lo que retrata y con abundantes ejemplos la doblez moral de muchos de los dirigentes marxistas-, o la teoría de Lasalle de que “Partido que se depura, se fortalece…”, con lo que al final también han pretendido justificar los miles de cadáveres que Jiménez nos recuerda ha dejado la historia de los comunismos en el mundo.

El libro combina el dato histórico con la pluma acerada y el comentario agudo de Jiménez. Con un vasto recorrido por los orígenes intelectuales del comunismo, las disputas y disidencias en el marco de las Internacionales y los tristes ejemplos de los distintos regímenes que lo han aplicado, el libro es una advertencia en contra del olvido de quienes piensan que el comunismo es apenas una nota al pie de página de los libros de historia; en contra de aquellos que lo excusan pretextando que el comunismo se mal entendió, se mal aplicó o simplemente tuvo mala prensa; o en el peor de los casos contra la indiferencia de una nueva generación que puede pensar que las ideas como éstas no tienen consecuencias.

¿Por qué es relevante leer sobre el marxismo y sus consecuencias históricas hoy en día? Pues precisamente por lo que el autor identifica es la vida latente de esta corriente de pensamiento que continúa vigente en muchos países, disfrazada a veces de icono pop en las playeras del Che o en el peor de los casos en movimientos políticos que olvidando intencionadamente el enorme traspié histórico que tuvieron durante el siglo XX –nos referimos a las dictaduras comunistas con su enorme cauda de muertos- quieren volver a tropezar con la misma piedra.

Estudiar a Marx es un requisito obligado en cualquier escuela de pensamiento político. Pretender convertir al marxismo en un software mental bajo el cual interpretar la realidad es cuando menos una estrechez intelectual. Estudiar las consecuencias de la aplicación de sus postulados en los países que le han sufrido es un ejercicio de honestidad profesional y de seriedad académica. A ello contribuye con gran propiedad la obra de Jiménez Losantos. Bienvenido su aporte.